Dentro del Patrimonio Artístico de Nuestra Señora del Carmen de Cádiz, ocupan un lugar muy importante las piezas bordadas, tanto en ropas de la Virgen, el Niño Jesús, así como insignias y faldones del palio, escapularios y terno litúrgico. Hay mucho restaurado gracias al trabajo del actual mayordomo, Juan Zamanillo Tornay, que junto con Lorenzo Gutemberg Macías, hermano también de la Archicofradía, han ido restaurando y pasando bordados antiguos a telas nuevas, así como confeccionando algunas piezas de estreno. Los bordados en hilos de oro, sobre terciopelo, tisú de plata y otros ricos tejidos, son totalmente artesanales y hechos a mano, siguiendo los procesos tradicionales de esta artesanía andaluza heredada del barroco.

 

Hábitos o sayas de la Virgen 

 

Hábito y Manto de camarín de la Virgen (I)

 

Hábito confeccionado en terciopelo de Lyon, de color marrón. Este es el hábito que usa la Santísima Virgen en las novenas y cultos solemnes y extraordinarios. Sus bordados son de gran calidad artística y de peculiar diseño. Sus formas estilísticas concuerdan con las producciones de este difícil arte de finales del siglo XIX o principios del XX. La capa está confeccionada en tisú de plata, con profusión de bordados de oro, en estilo decimonónico. De su diseño, al igual que en otra capa que posee la Virgen, destacan sendos cuernos de la abundancia situados en sus dos extremos, pero esta vez en técnica de bordado al realce, flanqueando toda la capa, magníficos encajes hechos a bolillos en hilo de oro. Hasta el momento desconocemos su autor, aunque se le relaciona con la obra de las insignes bordadoras sevillanas Hermanas Antúnez. Tiene gran paralelismo con el manto azul de Nuestra Señora de los Milagros, patrona de El Puerto de Santa María (Cádiz), que se estrenó en 1917 con motivo de la coronación canónica de esa imagen. La capa fue restaurada en 1973 por las Hijas de la Caridad de Cádiz.

 

Hábito y Manto de Camarín (II)

 

Hábito confeccionado en terciopelo marrón, con bordados en técnica de aplicaciones de estilo decimonónico. El diseño del escapulario es de forma asimétrica. Está acompañado de capa blanca, de raso con bordados en oro, en técnica de aplicaciones. Destacan los voluminosos cuernos de la abundancia que posee en ambos extremos.

 

Hábito y Manto de camarín (III)

Hábitos y mantos de camarín (IV y V)

 

Otros hábitos históricos de la Virgen del Carmen de los que desgraciadamente poco podemos decir, aparte de elogiar su belleza y calidad artística, debido a que no se conservan datos sobre ellos.

Manto de Salida

 

Manto Procesional de la Stma. Virgen del Carmen

 

Es una excepcional pieza, cuyo diseño está atribuido al genial bordador sevillano Juan Manuel Rodríguez Ojeda. Fue realizado por la Madres Trinitarias de Sevilla en 1927. Este excepcional manto fue donado a la Virgen del Carmen por doña María Martínez de Pinillos, camarista de la Señora desde 1926 a 1964. Está decorado con piezas bordadas en oro que simulan hojas de acanto, palmas, cardos y flores, así como jarras y lazos, y aparece presidido por el escudo carmelitano sobre cartela, con un querubín bordado en la parte superior, y rematado por corona real. En 1991 fue restaurado y pasado por los bordadores gaditanos Juan Zamanillo Tornay, Lorenzo Guttemberg Macías, Juan Carlos Romero Pérez y Juan Manuel Fernández Otero

 

Detalle del manto

Escudo carmelita en el centro del manto

 

Detalles del Manto

Vestidos del Niño Jesús

 

1

 

Vestido realizado en terciopelo de color beige, con bordados en oro, obra de la bordadora gaditana Adela Medina Cuesta "Gitanilla del Carmelo".

2

3

traje-nino4.jpg (11342 bytes)

traje-nino5.jpg (12933 bytes)

 

La mayor parte de los vestidos actuales del Niño Jesús son obra de Juan Zamanillo Tornay, mayordomo de la Archicofradía, que ha aprovechado tejidos y bordados antiguos para realizarlos.

Escapularios de la Virgen y del Niño

 

escp-virgen1.jpg (26061 bytes)

escp-virgen2.jpg (31705 bytes)

Juegos de escapularios bordados en oro, sobre terciopelo marrón, que llevan en sus manos las imágenes de Nuestra Señora del Carmen y el Niño Jesús.

Bambalinas y techo de palio

 

Bambalina lateral del paso de palio de Nuestra Sra. del Carmen

Estas piezas, en un principio, estaban confeccionadas en tejido de malla de oro, y fueron bordadas por las Madres Trinitarias, de Sevilla, en el año de 1928. Al igual que el manto, fueron donadas a la Archicofradía por Doña María Martínez de Pinillos. En 1996, Juan Zamanillo Tornay  y  Lorenzo Guttemberg Macías restauraron estas bambalinas, pasando los bordados originales a tela de tisú de plata, siguiendo el diseño de Juan Carlos Romero Pérez, el cual alteró la composición original para adaptarlo al diseño del manto procesional. Las bambalinas están decoradas con hojas, flores, destacando las rosas y palmas, así como las jarras cónicas que tan peculiar la hacen. Los bordados interiores siguen el mismo diseño, a excepción de la delantera y la trasera, que sustituyen los escudos carmelitanos por pinturas que representan la visión de la "nubecilla" por el profeta Elías, y la entrega de la Bula Sabatina al Papa Juan XXII. Ambas pinturas han sido realizadas por el imaginero gaditano Luis E. González Rey.

 

Centro o gloria del Techo de Palio

Gloria del techo de palio que representa a la Santísima Virgen entregando el escapulario a San Simón Stock. Es obra de la Madres Trinitarias, de Sevilla, de 1928.

Imagen completa del Techo de Palio, con la gloria, en el centro como detalle más importante del diseño y la simbología.

techo-palio1.jpg (33031 bytes)

Terno Litúrgico

 

Vista del Terno completo

 

En el cabildo del día 27 de enero de 1884, Camilo Fernández de Castro (mayordomo entre 1879-1885) expone la necesidad de hacer un buen terno para los cultos solemnes de la Hermandad. Se aprobó esta solicitud en la junta del 11 de enero de 1885. En la fiesta de la Virgen del Carmen de ese mismo año, fueron estrenados estos ornamentos sagrados, realizados por la bordadora gaditana Concepción Corao de Fernández, ajustándose su precio en 24.000 reales de vellón.
Este terno está compuesto de Casulla, Capa Pluvial, paño de hombros y dos dalmáticas para los diáconos, con sus respectivos paños cubre-cáliz, corporal y estola. Los bordados representan motivos eucarísticos, racimos de uvas y hojas de parra, figurando en la capa pluvial y en el paño de hombros el escudo carmelitano. En 1950 se decide la restauración de este terno, encomendándose a las Madres Carmelitas de Sevilla, del Convento de Santa Ana (de la Antigua Observancia).
El trabajo de estas religiosas consistió en sustituir el tejido base, pasando los bordados del tisú de plata original a tela de damasco de color blanco. Actualmente se encuentra depositado en la sacristía del convento Carmelita de Cádiz, pues está al uso conjunto de la Hermandad, su propietaria, y de los religiosos Carmelitas Descalzos.

 

Casulla y estola

Dalmática y cubre cáliz

Casulla

Dalmática

Insignias bordadas de la Hermandad

 

Estandarte

Centro del Estandarte

 

El Estandarte Mariano de la Hermandad  es de autor anónimo. Se estima que fue ejecutado en 1777. Es de líneas rectas, lo preside una pintura de la Virgen del Carmen con las Ánimas Benditas del Purgatorio, rodeado de un óvalo de motivos vegetales de estilo barroco. Toda la insignia está envuelta por una guardilla bordada de ese mismo estilo. En el arranque de las puntas presenta dos óvalos con el anagrama de María y el escudo carmelita. Fue restaurado por Juan Zamanillo Tornay y Lorenzo Gutemberg Macías en 1992.

 

MEDIATRIX

Pintura del Mediatrix

 

 

El Mediatrix está confeccionado en tisú de plata con bordado en oro del siglo XIX. Esta insignia fue realizada en el año 1987 por Juan Zamanillo Tornay. En el centro de la misma figura una pintura de la Virgen del Carmen (conocida en Cádiz como Porta Coeli), obra de 1917, del afamado pintor gaditano Federico Godoy (1869-1939). Esta obra pictórica de forma ovalada se encuentra firmada y fecha por su autor en la zona inferior derecha, y recibió por ella la cantidad de 100 pesetas.

 

Guión

El Guión está confeccionado en tela de muaré, de color marrón. En el centro figura una pintura sobre cobre, que representa a la Virgen del Carmen con las Ánimas Benditas del Purgatorio, realizada en el siglo XVIII. Circunda a esta pintura una orla de motivos vegetales bordada en oro, que data del siglo XVIII.

 

La bandera está confeccionada en terciopelo marrón y tisú de plata. En el centro figura el escudo carmelitano bordado en oro, realizado por Antonio González en el siglo XIX.

Bandera

(Para volver a Patrimonio, cerrar esta ventana)